Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Hambre Física o Emocional

Usas la comida “de vez en cuando” para satisfacer esos sentimientos de stress, tristeza o aburrimiento y sentirte mejor? El comer emocional intenta llenar un vacío emocional que llevas dentro para tratar de sentirte mejor a través de la comida. Por eso, es importante prestar atención a cuándo comes y por qué lo haces.

Es importante que conozcas las diferencias entre el hambre física y el hambre emocional:

  • El hambre emocional comienza repentinamente; el hambre física ocurre gradualmente.
  • Cuando estás comiendo para mitigar un sentimiento no importa si tu estómago está lleno o vacío, solo necesitas comer y no te satisface cualquier alimento, en cambio cuando comes porque tienes hambre física, estás abierta a todas las opciones.
  • El hambre emocional necesita ser satisfecha inmediatamente con el alimento que deseas; el hambre física puede esperar.
  • Si estás comiendo para satisfacer una necesidad emocional, aun cuando estás llena, comerás más por el contrario con hambre física, dejarás de comer cuando estás llena.
  • El comer emocional siempre genera sensaciones de culpa; el hambre física, no.

Es importante aprender a comer. El primer requisito previo a comer es tener hambre, no apetito.

TIPS

La actividad física regular es un aliado importante en el manejo de este tipo de hambre “falsa” por eso, si estás a punto de comer y logras darte cuenta de que no tienes hambre verdadera, sino que quieres hacerlo para mitigar alguna emoción, lo mejor será realizar una actividad física aeróbica que hará mucho más saludable la espera.

Para evitar caer en los famosos atracones hay que llevar adelante un plan de alimentación completo y balanceado. Las dietas restrictivas, además de ser peligrosas para la salud, propician el famoso “efecto rebote”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *